Muelas del juicio, qué son y cuando extraerlas

Home / Prevención / Muelas del juicio, qué son y cuando extraerlas

Muelas del juicio, qué son y cuando extraerlas

Qué son

Según los expertos, es un vestigio evolutivo de la raza humana. Hace más de 100.000 años, nuestros antepasados ante la necesidad de masticar alimentos crudos disponían de unos maxilares más desarrollados y grandes . Con el paso del tiempo, con el cambio en la alimentación, nuestros maxilares han evolucionado a un tamaño más pequeño y en muchas ocasiones las muelas del juicio no caben. Lo más probable es que el proceso evolutivo les lleve a desaparecer. Hasta que esto sea una realidad (el proceso evolutivo no es cosa de pocos años), los humanos tendremos que seguir padeciendo dolor de muelas y complicaciones bucodentales debidos a las muelas del juicio.

Por qué se llaman así

Las muelas del juicio salen entre los 17 y los 25 años aproximadamente, en ambos extremos del maxilar superior e inferior. Y precisamente de la edad en la que se originan, toman su nombre, ya que a las personas en ese intervalo de edad, se les considera ya con capacidad de «juicio».

De cualquier manera es una circunstancia relativa, ya que pueden salir antes y después, o incluso no llegar a salir nunca. En determinados casos, salen algunas de ellas, y otras no.

Qué sintomas tiene

Depende también de cada persona, hay quien le salen sin ninguna molestia, y en otros casos, las señales que indican que están saliendo las muelas del juicio y que están causando alguna complicación, son dolor de muelas, infección e inflamación.

¿Qué problemas pueden generar?

Las muelas del juicio no tienen una función importante en la masticación, ni especial relevancia estética, así que su extracción no tendrá consecuencias negativas en el día a día del paciente, más bien al contrario, evitarán, aparte de dolor, otras complicaciones. Los problemas más habituales que derivarán en la extracción de las muelas son:

soluciones para la muela del juicio
  • Daños en las piezas dentales contiguas: La presión y los movimientos de los cordales, pueden hacer sufrir a los dientes adyacentes.
  • Periodontitis:  Por el apiñamiento de los dientes se produce acumulación de placa bacteriana en la zona subgingival, debido a la mayor dificultad para mantener una correcta higiene bucodental, esto puede provocar periodontitis.
  • Caries: Con el apiñamiento de los dientes aumenta la complejidad para una higiene adecuada, esto provocará que se acumule la placa bacteriana y que aparezcan caries en las piezas dentales afectadas por el desplazamiento.
  • Quistes: Los cordales que permanecen total o parcialmente en el interior de la mandíbula ( incluidos y semi-incluidos) pueden originar quistes, que derivarán en otras complicaciones.

¿Cómo se extraen?

La extracción puede hacerse de dos maneras, con y sin cirugía:

  • Sin cirugía: Es más sencillo, y comporta menos problemas y molestias en el posoperatorio. Será posible hacer una extracción sin cirugía cuando las muelas estén completamente fuera y sean visibles.
  • Con cirugía: Aun tratándose de una intervención quirúrgica, suele conllevar generalmente mínimas complicaciones. Debe realizarse cuando los cordales están total o parcialmente incluidos en la encía, y se hace necesaria una pequeña incisión. La inflamación, el dolor leve y las molestias son más intensas, pero no deja de ser una cirugía leve.

Nuestra recomendación es que si intuyes que puedes estar iniciando una salida de alguna muela del juicio con algún problema te pongas en manos de profesionales y pidas cita en nuestra consulta.

Recent Posts
Contacto

¡Puedes enviarnos tu consulta ahora mismo!

Not readable? Change text. captcha txt
tratamiento de endodoncia